Cauce

1464744694815-image.jpeg


Ayúdame a no extrañarte tanto, amor
Esta nostalgia de ti ya no puede más.

Níveos recuerdos yacen en mi mente
Abro las ventanas al pensamiento
En espera del sol dejo entrar la claridad
No hay río que no mantenga su lecho
En el que no discurran sus aguas
Así, en el valle fértil de mi cuerpo
Te haces cauce por la llanura de mi piel
La de este amor que por ti desborda.

Eres leño, fuego, viento y humedad
Agua de manantial, ahogada ofrenda
De aquel tiempo de siembra y corazón
Latidos de amor y pasión, de cosecha
Entrelazados los cuerpos al calor.
Miro hacia atrás, hay aire de tormenta
Sin luna ni estrellas, solo nubes negras
Que no hacen más que tapar el sol.


Ayúdame a no extrañarte tanto, amor
Esta nostalgia de ti corroe mis venas
Ya nada será igual más allá del tiempo
Del abismo y el torrente ensangrentado
Que atraviesa mi piel y se hace a la mar
Cual río que baja serpenteando piedras
Buscando otro canal donde encauzar
Entre las orillas de tu cuerpo y el mío
El destino quizá nos vuelva a abrazar.

Claudia Beatriz Felippo

|

Comentarios

oP4UYUG6UFc Iste magni illum consequatur. Quibusdam sint sit
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar