¡Que las hay... las hay!

Este cuento se lo dedico a mi amiga Mercedes Martínez Rubio ,con mucho cariño y admiración.

      

1-imagenes-brujas.gif

     Dicen que las brujas son seres malvados y con mucha inventiva para crear métodos rápidos y eficaces en pos de lograr lo que se proponen, se visten con prendas oscuras, usan escobas voladoras para transportarse, hacen hechizos, preparando brebajes en grandes ollas con pócimas macabras y recetas especiales, pronunciando palabras mágicas, creando distintos conjuros, entre otras muchas cosas.

     Cuando yo era pequeña, recuerdo que sentía miedo en las noches porque, antes de dormir, mi hermana me contaba historias de brujas muy malvadas y feas, con grandes granos peludos en la cara, voces muy agudas y chillonas, que atacaban a niños en la oscuridad. Casi siempre estaban acompañadas por lechuzas, porque durante la noche permanecen despiertas o por murciélagos horrorosos, con alas muy grandes. Tanto miedo sentía que a menudo mojaba la sábana y mi madre se enojaba mucho conmigo porque decía que ya era grande para eso. Mi hermana parecía disfrutarlo mucho y a menudo, me invitaba a su cama para contarme esas historias. Lo más gracioso es que yo acudía encantada, aunque después tardaba un rato largo en dormirme pensando que en cualquier momento llegaría una de esas brujas malvadas y me llevaría en su escoba muy lejos, hasta su cueva espantosa, llena de telarañas y muñequitos pinchados con alfileres. Así fue que una noche de aquellas, cuando todo parecía tranquilo y sin peligro a la vista, luego de que Rosana me contara una de sus historias, me fui a mi cama a dormir y cerré los ojos, apretándolos fuertemente para dormirme lo más rápido posible y no pensar en el cuento que me acababa de narrar…

       brujaolla.jpg

      Sobre la colina, hacia el este, había una casa antigua, abandonada y en ruinas. Nadie se acercaba hasta allí porque decían que podía derrumbarse en cualquier momento. Los pájaros hacían nido sobre las tejas rotas, entre los huecos vestidos con el verdín que el paso del tiempo había formado como una capa verdosa y resbaladiza. En las noches sin luna, era muy dificultoso llegar hasta allí por la escasa iluminación que había en la zona. Quizás por ello, la bruja Jacinta se apropió del lugar y al caer la tarde, cuando nadie podía verla, salía en busca de hierbas para sus brebajes. Ella era una bruja muy fea y malvada. Vestía ropas muy voluminosas y de color negro. En la cabeza, llevaba un sombrero adornado con sapos aplastados y, por debajo, asomaban sus largos cabellos cubiertos con un manto de  telarañas teñidas con el jugo de pétalos de ruda macho. Tenía por vehículo una escoba muy vieja y obediente ,a la que llamó Chela.

                    2-gifs-animados-brujas.gif

  

   Todo era habitual en su rutina hasta que un día, al regresar luego de recolectar yuyos para sus recetas, vio en el cielo  una luminosa y sofisticada escoba volando sola, a gran velocidad. Llevaba luces de colores que brillaban en  el cielo y, al desplazarse desprendía haces de luz que dejaban huellas en el aire cual si fuesen senderos de un laberinto. Al verla, Jacinta quedó paralizada por el asombro y pensó un momento antes de exclamar:

 -¿Qué significa esto? ¿Una escoba galáctica? ¿Es que acaso nos invaden las brujas extraterrestres? ¡No puede ser! ¿Qué va a pasar conmigo, me llevarán a otro planeta? Sintió una sensación tan rara en su cuerpo, que entró rápidamente a su morada y despertó a la escoba Chela para que viese tal espectáculo de luz y color. La fiel compañera, que dormía plácidamente, abrió los ojos y, sin entender a qué se debía tal alboroto, salió refregándose  los párpados, casi bostezando, mientras estiraba las pajas tratando de peinarlas.

Les aseguro que fue la primera vez que una bruja sintió temor,pues estaba aterrorizada pensando que algo macabro le podía suceder. Claro que al salir, la escoba galáctica ya no estaba y sólo se veían los rastros de luz que había dejado como estelas en el cielo. Jacinta estaba por demás de nerviosa, no sabía qué hacer, caminaba de un lado a otro pensando y pensando hasta que se decidió y dijo:

-Tendré que preparar una pócima y regar el césped para que esa nave no aterrice en caso de que vuelva por aquí.

   Con la ayuda de su  asistente, el negro pajarraco con ojos de bhúo, alas de cóndor y pico de águila que una vez supo hechizar, transformándolo en su vil sirviente, colocó en la olla unos ingredientes especiales a base de hierbas del cementerio, polvo de estrellas negras y lluvia de ácidos venenosos, mientras el pájaro revolvía sin cesar. Jacinta tomó una vara de metal oxidado y pronunció unas palabras mágicas, mientras Chela barría la mala suerte en el frente de la casa, por si acaso…

                            imagenes-brujas_1_.gif5.gif

   Al día siguiente, al asomar la primera estrella en el firmamento, regó el césped con el brebaje y escupió al cielo siete veces maldiciendo en idioma brujeril. No durmió por tres noches, haciendo guardia frente a la casa, temiendo que la escoba extraterrestre regresara. Cuando por fin la venció el cansancio y el sueño, se quedó dormida entre las plantas. Fue en ese momento que la nave barredora apareció formando círculos a gran velocidad pero cuando quiso aterrizar, una ventolina audaz y estrepitosa no se lo permitió, entonces partió nuevamente.

   Al despertar con los primeros rayos de sol, Jacinta sintió algo extraño el aire, notándolo  más pesado y húmedo. El césped tenía otro color y se veía muy brillante, como si lo hubieran pintado con esmalte, entonces salió a caminar para inspeccionar un poco el lugar a ver si encontraba algo nuevo. Ella sabía que no era el efecto causado por  su pócima, pues ya la había utilizado en otras ocasiones y el césped no sufrió consecuencia alguna. Recorrió toda la zona hasta que divisó, bajo unos arbustos, un paquete atado con cinta y moño amarillo. Dudó en abrirlo, por miedo a que se encontrara con una ingrata sorpresa por algún hechizo de brujas de otra galaxia y, entonces, le ordenó al pajarraco que, con su gran y filoso pico, lo llevase a la casa. Luego de pasarle el plumero mágico que borra todas las malas ondas, se decidió a abrirlo. Diciendo unas palabras especiales, quitó la cinta, lo desenvolvió arrancando el papel y fue muy rara la sorpresa al ver que era un libro de cuentos que en su tapa decía:  Cuentos de Morimó y, además, tenía un hermoso dibujo coloreado.

                        morim_.jpg

   Al abrirlo, supo que se trataba de una bruja buena, llamada Morimó, que escribía cuentos para niños en compañía de su escoba y asistente, Petra, amiga inseparable e  incondicional. Al leer los datos de la autora, descubrió que era española, de un lugar precioso llamado Palma de Mallorca y que se auto-nominaba, “La brujita buena de los peques”. Las imágenes estaban realizadas por su hijo, con dibujos muy bonitos. Además, tenía una dedicatoria muy especial, para una amiga también especial.

   Cuando Jacinta leyó esto se le aflojaron las piernas y el temor desapareció de un momento a otro. Ahora sí que supo el efecto que produce lo desconocido y comprendió el susto que más de una vez les hizo llevar a los niños. Pensó que tal vez la nave luminosa era nada más ,ni nada menos que Petra, en un vuelo mágico hasta Argentina para traer ese obsequio, pero¿ por qué se lo regalaría a ella, si no la conocía? ¿No será que equivocó la ruta de vuelo y el destinatario era otra persona?

-¡Qué raro es todo esto! -pensó la bruja. Alguien que no conozco, me envía este regalo  justamente a mí que no me gustan los cuentos y, mucho menos, los niños. Tendré que leerlo a ver si en él descubro algo más que me pueda orientar, dar una señal, hallar una respuesta…

  3-gifs-animados-brujas.gif

  

Entonces, esa noche, poco antes de dormirse, leyó algunas de las historias de la brujita española y, poco a poco, le fue tomando gustito a la lectura, disfrutando de cada una de ellas. Allá lejos, en España, la bruja Morimó esperó ansiosa el regreso de su escoba hasta que al fin llegó y le contó lo que había sucedido. Cuando la brujita buena supo que Petra no había podido aterrizar por un gualicho endemoniado, comenzó a reír a más no poder.

-No te hagas problema querida Petra, ya se le va a quitar esa vieja y mala costumbre de hacer pócimas y ahuyentar a la gente, asustando a los niños y escobas buenas.

   Y así fue, cuando Jacinta terminó de leer el libro, comprendió que no está nada bien ser una bruja mala, si se puede ser una bruja pero de las  buenas, ayudando a quienes estén tristes y solos, acompañándolos, aunque sea desde lejos, mediante libros de cuentos,con atrapantes historias. Al pensar en ello se puso a aplaudir a la brujita Morimó por brindarle la maravillosa idea de escribir  para los pequeños y que su escoba los lleve tan lejos como pueda el amor y la amistad.

   Al día siguiente, al caer la tarde, salió como era habitual, a recolectar hierbas, sólo que esta vez, las juntó  para preparar una tinta especial que, con la ayuda de las plumas de su pajarraco, le permitieron escribir una linda historia. Claro que, como no tuvo hijos, los dibujos los hizo el pequeño murciélago, aprendiz de efectos brujísticos, llamado Murcy que, desde hacía tiempo vivía junto a ella. Muy entusiasmado por la tarea especial que le dio su maestra Jacinta, dibujó las imágenes de la historia y, con un batir de alas, rápidamente, como por arte de magia, pintó cada una de ellas dándoles un colorido muy bonito y particular. ¿Alguna vez imaginaron que esto podía suceder?

   Desde aquella vez, en la colina del este, en Argentina, se puede ver el taller de cuentos de la bruja Jacinta que, con ayuda de las plumas del pajarraco y tinta de hierbas, su ilustrador Murcy y la fiel asistente Chela, producen los cuentos de brujas más alegres y divertidos de la historia.

    gifs-animados-brujas.gif4.gif

    Al enterarse de esto, al otro lado del Atlántico, nuestra querida amiga la brujita Morimó y su escoba Petra esperan ansiosas la llegada de su primer libro de cuentos, con dedicatoria especial para amigas especiales.

Postdata:

     ¡Dicen que las brujas no existen, pero que las hay, las hay!    Yo espero que mis queridos lectores cuando terminen de leer estos cuentos, por las noches, no mojen las sábanas. Ustedes me entienden…

 

                       Autora:   Claudia Beatriz Felippo

   

 morimo2.jpg

                         Ella es mi amiga, la brujita Morimó

|

Comentarios

Me encanto,  buscaba cuentos para leerle a mi nietecita de 7 años, y quedamos encantadas con esta historia.

Busque mas,  pero no hay :(...que pena.  Por que no escribes nuevas aventuras, serian un exito.

Un abrazo,

Responder

a mi me gusta leer cuentos pero yo no tengo casi tienpo para leerlo porque de la escuela bengo mui cansada ja ja

Responder

me gusta mucho bruja.

Responder

que lindo estaba

Responder
Me encanto escriabe mas
Responder
ps esta muy padre Me encanto
Responder

-----------------

danielss

http://bienvenidoamimundo.bligoo.com/ VISITA MI SITIO WEB

Responder

Me gustó mucho su cuento!!

Venga a visitarme que no encontrará brujas, pero sí otros personajes divertidos.....y menos intimidatorios.

Saludos

Responder

Claro que me gustó y mas bien gracias a ti por deleitarnos y transportarnos bueno por lo menos a mi a mi niñez.

Responder

Me gustó su cuento!!

La invito a visitarme, no encontrará brujas, pero sí otros personajes muy divertidos.

Saludos

Responder

MMMM volví a sentirme niño asustado con ese cuento, me encantó, te felicito.

Responder

-----------------

roberto angel merlo

Muy buen cuento Claudia, con la ternura y sencillez de un cuento de brujas brujitas. Dicen que las hay de las otras.

Un placer lerte.

roberto

Responder
Muy bello cuento, que imaginación he, saludos!"
Responder

¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!


Se me olvidó... los dibujos son una pasada de bonitos y estoy muy guayyyyyyys ¡¡¡GRACIAS a la dibujante!!! con otro beso de bruja MORIMÓ.

Responder

¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!


¡¡Hays!! Mi querida y entrañable amiga hada dulcísima... me has llenado los ojos de lágrimas por la emoción, pero no te apures pues la felicidad también hace estos apaños brujulees. Y un milagro y bello es tu cuento hada dulcísima, ¡¡Dios te colme de bendiciones amiga querida!! Precioso tu cuento y su autora.


Te quiero un montón de montones y a mogollón.


Un beso MUY GRANDE, de la brujita MORIMÓ.


¡¡Petraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa trae me las flores pa nuestra querida amiga ÁNGELA!! Como se te ocurra comerte las flores... te doy un zapatazo, y te castigo mirando a la pared ¡¡ea!!.


Te dejo pensando... y con la fantasía soñandooooooooooooooooo, muassssssssssssss.

Responder

¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!


Mi querida amiga eres  el hada dulcísima, no tengas miedo de las brujas, pues aún que haberla hay las, yo solo soy de las buenas.  Solo un hada especial como tu, se le ocurren estas cosas tan lindas... ¡¡¡GRACIAS AMIGA QUERIDA!!!


Te quieroooooooooooooooooooooooo un mogollón.


Un beso muy grande, de brujita MORIMÓ. 


¡¡Petraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa tae me el ramo de rosas, pa nuestra amiga hada dulcísima Ángela!! ¡¡Oh Dios!! Ya te has comido las flores otra vez, leñes tragona escoba, ¿y... ahora que hacemos?, no te escondas que te voy arrancar la mocha= moño ñeteraaaaaaaaaaaa.

Responder

QUE HERMOSO Y CONMOVEDOR REGALO MOS HACES A TODOS,


SOLO ES EL AMOR QUE TU ILUMINAS, QUE IRRADIAS Y ALEJA A ESAS BRUJITAS MALAS, QUE EN REALIDAD SOLO ESTÁN ESPERANDO UN ÁNGEL DE LUZ PARA QUE LAS SAQUE DE SU OSCURO MUNDO.NO EXISTELA OSCURIDAD SOLO LA AUSENCIA DE LUZ TE DEJO ESTE ÁNGEL PARA QUE CUIDE TUS SUEÑOS HOY MAÑANA Y SIEMPRE.---Y NOS SIGAS REGALANDO CUENTO Y REFLEXIONES COMO ESTAS.


Gifs Animados de Angeles - Imagenes Animadas de Angeles


 


FELICIDADES POETIZA--------------


CARLOS IVAN ONTIVEROS CARIVANO


 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar