Ser en ti

1429798316011-image.jpg

Déjame explorarte, más allá de la piel, la sonrisa, la mirada.
Déjame llegar a las profundidades de tu alma y hallar tu verdadero yo.
Déjame amarte.
Déjame inundarte de pasión descabellada, y que cada suspiro del día y de la noche, nos encuentre abrazados a una misma palabra, que sea eco.
Déjame amarte.
Déjame soltar la risa a carcajadas, la emoción a bocanadas, la voz apasionada, y que las horas del reloj marquen todo el tiempo en la mirada.
Déjame amarte.
Déjame sentir tus dedos por mi espalda, el aliento de tu boca despertando madrugadas, la inquietud de tus sentidos abrazándome el alma.
Amor.
Déjame besar tu piel de sur a norte, y de norte a sur, desde mi este y hacia tu oeste, envolviendo cada retazo de tu ser entre mis labios.
Déjame amarte.
Y no me digas que no es tiempo, ni lugar, ni momento. No me digas que pudo ser y ya no es, que fue muriendo.
Sé que entre tú y yo, late el deseo.
Por un instante, cierra los ojos, siénteme. Verás que aún estoy allí, en cada pulsación, cada gemido de tus venas, cada puñado de tu conciencia.
No intentes escapar de mí, disfrútame, en cada sensación que mi piel despierta. Siéntete, siénteme.
¿Sientes como tu cuerpo se estremece al rozar mi piel? No me niegues, no te niegues, al amor. Yo te siento y me siento palpitando en ti.
Perdona si te digo todas estas cosas, ya no puedo esconderlas más.
Ya no quiero esconderme ni que te escondas. Seamos realidad.
Los sueños, de tanto soñarlos, se transforman en certezas, o mueren.
¿Serías capaz de morir con ellos?
Yo no, aún estoy viva, aún estamos vivos.
¡Y nos amamos!
No ates tu corazón, déjalo libre, déjame ser en ti.

Claudia Beatriz Felippo

|

Comentarios

HOLA CLAUDIA.

SE SIENTE EN SU LIGERO INTERCAMBIO LAS PALABRAS AL VAIVEN DE LA PAUSA SIN PREMURAS. PROCURANDO MIRADAS ENTRE LOS SENTIRES DEL ALMA. 

 

Déjame explorarte, más allá de la piel,

la sonrisa, la mirada.
Déjame llegar a las profundidades

de tu alma y hallar tu verdadero yo.
Déjame amarte.
Déjame inundarte de pasión descabellada,

y que cada suspiro del día y de la noche,

nos encuentre abrazados a una misma palabra,

que sea eco.
Déjame amarte.
Déjame soltar la risa a carcajadas,

la emoción a bocanadas,

la voz apasionada,

y que las horas del reloj marquen

todo el tiempo en la mirada.
Déjame amarte.
Déjame sentir tus dedos por mi espalda,

el aliento de tu boca despertando madrugadas,

la inquietud de tus sentidos abrazándome el alma.
Amor.
Déjame besar tu piel de sur a norte,

y de norte a sur, desde mi este y hacia tu oeste,

envolviendo cada retazo de tu ser entre mis labios.
Déjame amarte.
Y no me digas que no es tiempo,

ni lugar, ni momento.

No me digas que pudo ser y ya no es,

que fue muriendo.
Sé que entre tú y yo, late el deseo.
Por un instante, cierra los ojos,

siénteme.

Verás que aún estoy allí,

en cada pulsación,

cada gemido de tus venas,

cada puñado de tu conciencia.
No intentes escapar de mí,

disfrútame,

en cada sensación que mi piel despierta.

Siéntete, siénteme.
¿Sientes como tu cuerpo se estremece al rozar mi piel?

No me niegues, no te niegues, al amor.

Yo te siento y me siento palpitando en ti.
Perdona si te digo todas estas cosas,

ya no puedo esconderlas más.
Ya no quiero esconderme ni que te escondas.

Seamos realidad.
Los sueños, de tanto soñarlos,

se transforman en certezas, o mueren.
¿Serías capaz de morir con ellos?
Yo no, aún estoy viva, aún estamos vivos.
¡Y nos amamos!
No ates tu corazón,

déjalo libre,

déjame ser en ti.

Laab Akaakad.....Escritor

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar